¿Que es el Arteterapia?

Dentro de las múltiples posibles definiciones, Arteterapia es una herramienta que mediante la expresión artística ayuda a explorar el mundo interno del paciente o participante.

Es una profesión asistencial que utilizando la creación artística facilita que a través de las obras, se trabaje la resolución de emociones y conflictos emocionales o psicológicos.

En la práctica profesional de la misma, Arteterapia es una profesión con más de sesenta años de historia que se encuadra dentro de las profesiones asistenciales y sigue una estricta metodología bajo un marco terapéutico.

¿Cómo?

La expresión artística se utiliza como medio de comunicación, para explorar y elaborar el mundo interno de los pacientes en el proceso psicoterapéutico, con fines educativos y de desarrollo personal.

¿Para qué?

El arte, como disciplina, integra diversas funciones que permiten lograr asociaciones cognitivas, espaciales y creativas. Esto llevado a lo terapéutico, provoca que el individuo desarrolle habilidades como:

  • Expresar emociones y sentimientos, tanto positivos como negativos, para canalizarlos y elaborarlos constructivamente.
  • Abrir un camino al auto-conocimiento, identificando áreas de conflicto.
  • Desarrollar actividades creativas (utilizando la creatividad, flexibilizando la mente en la resolución de problemas, tanto internos como externos).
  • Promover el crecimiento personal.
  • Mejorar la comunicación.
  • Resolver conflictos interpersonales.
  • Reconocer diferentes capacidades y habilidades que ayudan a solucionar problemáticas vitales.
  • Favorece la autoestima.
  • Generar un cambio y proyección positiva, al representar concretamente lo que le sucede al paciente, logrando bajar los niveles de ansiedad, estrés, angustia y otros síntomas.
  • Producir clarificación emocional haciendo consciente lo inconsciente.

¿Cómo funciona el Arteterapia?

La forma, el color y la imagen son el medio concreto para trabajar.
La expresión artística permite un acceso rápido, poco invasivo, espontáneo y lúdico al auto-conocimiento, transformando aquello con lo que nos sentimos incómodos.

El proceso

  • Durante la terapia, la obra plástica se convierte en registro y testimonio del proceso vivenciado por el paciente, sirviendo como guía al terapeuta y al paciente para analizar, comparar y discutir. Es muy útil para tener una visión global de los procesos vivenciados y de la evolución del mismo ayudando al paciente en su auto-conocimiento y auto-evaluación.
  • Por ello cada manifestación plástica se convierte automáticamente por sí misma en algo positivo. Para el paciente se convertirá en un objeto personal y para el terapeuta en una importante fuente de información.

  • Según estudios realizados, la expresión artística actúa sobre el sistema nervioso autónomo, el equilibrio hormonal y los neurotransmisores cerebrales. Produce un cambio de actitud, de estado emocional y en la percepción del dolor, consiguiendo llevar a la persona desde un estado de estrés a otro de relajación y creatividad. Conecta con la parte más profunda de nuestra psique, donde reside el poder curativo que todos poseemos.